En Chile se dictará el primer magíster en Community Manager de la región

Con la llegada de las herramientas 2.0 hay un tema del que poco o nada se ha conversado ¿Quién se hace cargo de mantener la relación social de la empresa o producto? El Community Manager debe ser el encargado de crear, mantener y hacer crecer los canales de comunicación directa que una empresa, medio de comunicación o institución que tiene con sus clientes o audiencias.

El papel del responsable de comunidad debe ser capaz de transmitir de manera clara a la dirección de la empresa u organización las impresiones de sus usuarios y las oportunidades de mejora que puedan surgir, y a la vez, ser capaz de transmitir las decisiones de la empresa a sus usuarios.

El programa está orientado a profesionales de la comunicación, publicistas, ingenieros comerciales, licenciados en marketing, Relacionadores Públicos, académicos, y  profesionales del campo de los Recursos Humanos.

También se dirige a profesionales insertos en el ámbito público o privado que aspiren a especializarse en competencias y habilidades con núcleo en gestión de la información y las interacciones sociales en Internet.


Integración de redacciones: ¿y la integración del Community Manager?

Es la pregunta que se me viene a la cabeza cuando veo la excelente infografía de diario La Nación que muestra la evolución de los nuevos medios a propósito del lanzamiento oficial de su nueva redacción integrada.

La gráfica nos muestra en crudo y sin lugar a dudas la transformación a las que nos ha llevado internet en medios que antes, por ejemplo, se llamaban “impresos”.

Así es cómo, en muy poco tiempo, tenemos “periódicos” que seguramente hace una década o dos ni soñaban con tener un set de televisión e isla de edición en media sala de redacción o un equipo dedicado a noticias en tiempo real.

Quién imaginaría que los editores de mesa central ahora deberían estar formados para tener clara la película de cómo informar no solo para el día siguiente y para ese instante, sino sobre todo para entender el espíritu y el lenguaje de estos nuevos soportes como son internet, las plataformas móviles, redes sociales, todos los cuales van más allá de informar bien.

Sin embargo, aún me queda la duda, porque lo he vivido, de cómo hacer para que las redacciones integradas no sufran el problema de trabajar -inclusive sin quererlo- como extensiones del impreso.

Y es que a pesar de la inmediatez, la multimedia y el descubrimiento de la participación e iniciativas 2.0, se me vienen otra serie de preguntas:

* ¿ No es verdad que todavía hay medios que parecen funcionar con el chip del papel? ¿Qué marca realmente la diferencia? (¿la forma de presentar esta video entrevista de La Información es una respuesta?).

* ¿Qué papel debe cumplir y ocupar en esta clásica figura de integración de redaccciones, el Community Manager? ¿Debe tener un apartado especial “Mesa de Community Managers?
* ¿No debería haber incluso un Community Manager integrado al papel por sección?
* ¿Un Comunity Manager, en el organigrama, con poder de decisición y nivel de editor Jefe que acuda a las reuniones de la mesa de editores central para definir-construir una agenda temática - participativa 2.0?
* ¿Cómo medir los resultados de este Community Manager en una redacción integrada? ¿Por informar de cuáles son los temas más leídos o comentados? ¿Por acumular followers o fans en twiiter o facebook?
* ¿Medir resultados al Community por construir comunidad segmentadas, dinamizar participación de calidad, retroalimentar en forma cruzada no solo información sino ideas del usuario para para cada editor y periodista en la sala de redacción integrada?


Diez formas de pensar y hacer la tecnología en la escuela

Comparto una lista de 10 modos de enfocar la innovación tecnológica en el aula, que siempre tengo en el radar, y son el motor del asesoramiento en proyectos educativos.

1- Importan más los intereses y necesidades de los profesores y alumnos en relación a las tecnologías, que los propios.

2- La innovación tecnológica tiene que estar sustentada en un proyecto. El fetichismo instrumental, a la larga, se vuelve estéril.

3- Los agentes de la innovación son los docentes y alumnos, no la tecnología. Los bazares de hardware terminan volviéndose objetos intocables y desaprovechables.

4- La brecha digital es más profunda que la de nativos e inmigrantes digitales. En el aula se abre un larga lista de niveles de apropiación y uso de las tecnologías que no encaja en los grandes relatos.

5- Nunca es proporcional los niveles de apropiación de las tecnologías con el equipamiento tecnológico de la escuela.

6 – Los sujetos innovadores son los que se colocan en el lugar del ignorante para volver a aprender con nuevas prácticas en un contexto diferente.

7- Entendemos que un recurso tecnológico funciona, cuando su utilidad dentro del proceso de enseñanza aprendizaje se transparenta.

8- No hay apropiación de la tecnologías si primero no la ligamos a la afectividad. Las tecnologías del conocimiento y la comunicación, son también tecnologías de la sociabilidad.

9- Innovar no es trasponer la información de un viejo a nuevo soporte. No se trata de copiar el contenido de un libro en un blog, sino entender qué elementos nos dan los nuevos medios para repensar el contenido de un libro.

10 – Cada medio implica un nuevo lenguaje y formas distintas de codificación de la cultura. Entender esto, es un buen punto de partida para evitar el instrumentalismo tecnológico.