Un estudio realizado por Anita Varma, periodista e investigadora, abordó la pregunta sobre si es bueno o no mostrar empatía al momento de cubrir a las personas sin hogar u otra comunidad marginada. 

Varma analizó el Proyecto para personas sin hogar de San Francisco 2016, una iniciativa de las organizaciones de noticias locales, el cual buscaba contar las historias de personas sin hogar de la ciudad. Para ello, hicieron un examen minucioso de los 325 artículos publicados en la semana que duró la serie, junto a entrevistas con los periodistas que participaron en el proyecto. De esta forma, se lograron distinguir entre las historias y cubrimientos dos enfoques para la noticia. Estos fueron, empatía y solidaridad. 

El enfoque empático dentro de la redacción o el cubrimiento de las personas sin hogar, explicó Nieman Lab, ayuda a los lectores a identificarse mejor con las personas sin hogar al establecer la humanidad de los individuos. Por otro lado, el enfoque solidario interpreta sólo el significado de la falta de vivienda como algo político y desvía la atención de cómo las personas sin hogar llegaron hasta ese punto, así como de los factores estructurales que entraron en juego para definir sus situaciones

Se sabe que los periodistas, suelen desviarse de su neutralidad para representar a las personas sin hogar de forma tal que los humanice, y así lograr que los lectores  solidaricen de cierto modo con ellos y con sus desafíos personales. Sin embargo, si las historias se centran nada más en lo humano o lo político, olvidan explicar las variables que pueden mejorarse para atender mejor a este sector y suplir sus carencias.

Debido a lo anterior, la investigadora Varma propuso ‘la inclusión radical’ dentro de un enfoque solidario, el cual consiste en alejarse del uso de minorías marginadas para engordar las historias, y más bien entrevistar y enmarcar de forma intencional las cosas que definen los hechos, los puntos de vista y las clases o estructuras sociales.

 

“La solidaridad en el periodismo interpreta el significado de la falta de hogar como una cuestión de política que puede y debe abordarse mediante un cambio sistémico del sistema de vivienda, mientras que la empatía en el periodismo posiciona la falta de hogar como una cuestión que requiere una mayor comprensión y armonía interpersonal entre las personas con vivienda y las que no la tienen”.

Anita Varma

 

Imagen: Jonathan Kho, vía Unsplash.