El portal Axios realizó una investigación que analizó la situación de varios países del mundo en torno al control que ejercen sus gobiernos sobre ‘el Internet’ en sus territorios. Es decir, cómo ellos impulsados por “el nacionalismo, el autoritarismo y otras fuerzas” amenazan a través de sus legislaciones la neutralidad y universalidad de la red.

 

Cuando hablamos de universalidad o neutralidad, nos referimos a la idea preconcebida de que el Internet es libre, universal y puede controlarse de forma limitada por un gobierno. La red actualmente es así en la mayoría de los países, y pocos son los gobiernos como el de China o Corea del Norte que, debido a su naturaleza autoritaria, ejercen un control fuerte sobre lo que sus ciudadanos  pueden o no acceder desde un dispositivo conectado a la red. Sin embargo, naciones que tradicionalmente se pensaba que eran liberales respecto a este tema (como Estados Unidos), a través de sus procesos legales, explicó Axios, han borrado del mapa a centenares de plataformas, servicios o páginas web de sus regiones.

Existen varios ejemplos de este ‘nuevo hábito’ que están adoptando los gobiernos en Internet, el cual se está haciendo cada vez más agresivo. Acá una lista de ejemplos

 

  1. El gobierno de Bielorrusia ha cortado el Internet en varias regiones y prohibieron el acceso a varios sitios web. Esto ocurrió en medio de las protestas que se dieron en medio de una elección en disputa. Forbes explicó que esto se ha convertido en una táctica cada vez más común de los gobiernos cuándo quieren reprimir. Esto, también lo han hecho naciones como Irán, India, Rusia, Etiopía, Myanmar y otros países.
  2. Estados Unidos, debido a los problemas que actualmente tiene con China (por su supuesto espionaje por medio de la tecnología) prohibió TikTok y WeChat. Estas acciones amenazan con aislar a los estadounidenses de plataformas que están en el resto del mundo.
  3. Turquía aprobó leyes que le dan al gobierno ‘poderes especiales’ para controlar que es lo que se puede publicar en las redes sociales. 
  4. India prohibió en junio de 2020 una lista larga de aplicaciones de origen chino, entre ellas TikTok (aplicación para enviar videos cortos con animaciones y memes). Esta acción se originó luego de un enfrentamiento militar con China por una región que desde hace tiempo sigue en disputa. 

 

Estos ejemplos y sus acciones conducen lentamente a la regionalización del Internet, es decir convertirlo en una plataforma subdividida en una gran cantidad de redes regionales más pequeñas que puedan controlarse (o apagarse) con más vehemencia. Lo preocupante de esto, es que tales acciones (o ideales) amenazan la libertad de expresión a largo plazo y convierte a una red que era neutral en un terreno de combate.

A la vez, cada vez son más los gobiernos que le exigen a las grandes plataformas en línea para que almacenen sus datos dentro de servidores ubicados dentro del país y no en otros para que puedan acceder más fácil a estos. De hecho, esto ya es un requisito en Turquía para las tecnológicas y plataformas en línea. Es por esto que los grupos tecnológicos como Facebook se han manifestado y han advertido sobre tener los datos localizados en cada país. El problema se radica en que esto abre la puerta a que los regímenes autoritarios accedan a la información digital de sus ciudadanos y la usen como quieran. 

 

“Aún no sabemos exactamente cuánto control local puede manejar Internet sin dividirse en una variedad de redes regionales más pequeñas. Para cuando sepamos la respuesta a esa pregunta, probablemente sea demasiado tarde para volver a montar la red”.

Ina Fried, periodista de Axios

 

Imagen: Axios.