La UNESCO y el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) dieron apertura a un proyecto por Internet que tiene como finalidad reunir las pruebas, experiencias y puntos de vista vanguardistas sobre el impacto de la desinformación en la sociedad. La iniciativa invita a aquellas personas que trabajan en contra la desinformación; esto involucra a investigadores, organismos de las Naciones Unidas, grupos de la sociedad civil, encargados de la formulación de políticas, profesionales de los medios de comunicación, constructores de la paz, verificadores de hechos, expertos en tecnología digital y activistas, los cuales podrán compartir sus aportes mediante tres salas de participación digitales en la plataforma SparkBlue del PNUD.

El objetivo de este programa se sustenta en la premisa de que la desinformación no solo deteriora la confianza de las personas en general hacia las instituciones fidedignas, o sea las encargadas de emitir información veraz como las gubernamentales o los medios de comunicación. También, las noticias falsas aumentan las divisiones entre las diferentes formas de pensar, sociedades, y además desestabiliza el entorno en el que ellas se desenvuelven, que de por sí, describió la UNESCO, es frágil.

Por este motivo, tanto la UNESCO como el PNUD desde antes han estado apoyando incesantemente las reacciones de aquellos que le hacen frente a la desinformación. Por ejemplo:

  1. Ha ofrecido cursos masivos de capacitación en línea para periodistas, para que obtengán más recursos para verificar y aprender cómo cubrir la crisis sanitaria del coronavirus de la Covid-19.
  2. Publicó directrices acerca de las ‘normas internacionales sobre la libertad de expresión, el acceso a la información, la privacidad y la seguridad de los periodistas’, las cuales son útiles para cubrir hechos cuando los operadores judiciales hablen sobre incidentes en los que los derechos humanos se hayan restringido en el marco de la pandemia.
  3. Publicaron (en inglés) el ‘Equilibrio: Contrarrestar la desinformación digital respetando la libertad de expresión‘, el cual ofrece una serie de recomendaciones útiles para diversos sectores. La publicación contiene 23 puntos para examinar a fondo las reacciones a la desinformación a escala global.
  4.  Tradujeron a varios idiomas el manual de educación y capacitación Periodismo, “noticias falsas” & desinformación.
  5. Financiaron un proyecto junto a la Unión Europea para mitigar el impacto de la desinformación sobre la Covid-19.

La consulta de la UNESCO y el PNUD estará disponible hasta el 23 de octubre de 2020 y servirá de soporte para el establecimiento de recursos valiosos para combatir la desinformación.

Imagen: Piqsels.