Hace poco la empresa tecnológica Apple presentó su primer iPhone con 5G, algo que Niemanlab vio como el punto de partida para una nueva forma de hacer periodismo en Estados Unidos. Se sabe que casi la mitad de los ciudadanos de ese país posee dispositivos Apple y el medio asegura que para el 2025 esa misma proporción gozará del 5G, ya que Verizon, una empresa de telecomunicaciones de la región, actualmente ofrece dicha conectividad móvil; dos factores clave que abren las puertas a los medios de comunicación para que mejoren sus productos y servicios, sean más eficientes en el cubrimiento de eventos y generen en sus lectores nuevas experiencias que aún no se han pensado. Esto se debe a que las redes 5G ofrecen velocidades de conexión rápidas, con tiempos de respuesta cortos, lo que permite hacer más frecuente las experiencias de realidad aumentada, realidad virtual, transmisiones simultaneas y otras formas de expresión, sin demoras o fallas en su fluidez.

Desde que nació el Internet móvil, los productos y servicios de los medios y otras industrias se han ajustado a los límites que ofrecen las distintas redes. Por ejemplo, con el 2G, los proveedores de noticias tenían que usar plataformas de terceros (como AMP de Google) que simplificaban el sitio web para hacerlo más fácil de cargar a esas velocidades. Sin embargo, están fuera del ecosistema del periódico, las imágenes eran de baja resolusión y otros contenidos multimedia no eran admitidos por la baja velocidad de esa red. Posteriormente, con la llegada del 3G se pudieron transmitir podcast y contenido multimedia con una calidad modesta, y el 4G (o LTE) abrió las puertas a videos en alta resolusión y servicios más complejos.

En sintesis, la velocidad del Internet define en gran medida el avance de las industrias y la calidad de los productos o servicios que estas crean, y los medios no escapan de ello. Ahora, que el fabricante de telefonos más consumido de Estados Unidos haya presentado varios modelos que pueden acceder a la red 5G, aceleraría esta transicion, debido al hecho de que, como dijimos, más de la mitad de los ciudadanos de ese país los usan y la mayoría de estos consumidores, según un estudio del operador Ting (también estadounidense), compran un celular nuevo cada 2 a 5 años como máximo. Así que solo sería cuestión de tiempo para que los cambios comiencen a ocurrir.

Imagen:  Apple.