Alan Rusbrigger, un editor del periódico The Guardian, explicó en un artículo de Press Gazzett 10 sugerencias relevantes para gestionar el cambio en una redacción. De ahí, destacó la importancia de que estas se adapten continuamente a los cambios, sobre todo en momentos críticos como este, en los cuales los periódicos están cambiando de un modelo de comunicación impresa a una digital.

10 consejos de Rusbridger para gestionar el cambio de una redacción

  1. Las decisiones no deben recaer en una persona. En determinados momentos de crisis, en los que se deben tomar decisiones importantes, las decisiones deben ser tomadas entre todos. Esto se debe a que en los momentos duros existen una gran cantidad de variables que no se pueden controlar, por lo que si una persona asume el rol de líder, si bien podría tomar una decisión aparentemente racional, la experiencia de Rusbridger señala que generalmente hay que revertirla.
    “Así que decirle “confía en mí” a un grupo de personas que están capacitadas profesionalmente para ser escépticas era un plan inútil”.
  2. El camino debe recorrerse entre todos. El periodista de The Guardian, narrando su experiencia, señala que al exponer al grupo de periodistas a desarrollar una idea que él y su equipo habían pensado, la mayoría de las veces daban con la misma solución (a pesar de que él ya la había considerado correcta). Esto lograba despejar los desacuerdos en la toma decisiones, ya que la lógica que los condujo a ella era difícil de refutar; aún si alguno de ellos no estaba de acuerdo con ella.
    “Cuando este proceso funcionó, los escépticos (quienes, a veces, se demostró que tenían razón) ya no se sentían abofeteados por instrucciones aparentemente aleatorias e irracionales impuestas desde arriba”.
  3. Reconocer y sincerarse respecto a la incertidumbre. Existen una gran cantidad de variables que no se pueden manejar, por lo que a veces, por muy lógica que parezcan las decisiones, así hayan sido tomadas entre todos, puede que no resulten
  4. Contratar personal optimista. Rusbridger y Marty Baron, editor ejecutivo del Washington Post, sostienen que el optimismo es algo valioso dentro de las salas de redacción. Esto se debe a que, para superar los tiempos difíciles, una actitud positiva en la que descansa la premisa de que ‘todo es posible’ hace la diferencia.
    “Ya es bastante difícil superar esta revolución. Tienes que trabajar con personas que se levantan de la cama creyendo que es posible… y divertido”.
  5. Replantearse lo que hacen. A medida de que cambia la situación, es importante preguntarse cuál es el foco de lo que están haciendo. Y recordar el camino recorrido, teniendo en cuenta qué hicieron mejor y por qué siguen dónde están.
    “pero cuanto más cambiaban las cosas, era esencial seguir recordándonos qué era lo que mejor hacíamos o por qué estábamos aquí”.
  6. Apoyar la imagen positiva que tienen los lectores del medio. A pesar de que las investigaciones generan muchos gastos, en el periódico The Guardian descubrieron que el apoyo de los lectores crecía a medida que desvelaban temas delicados. Por ejemplo, vertidos tóxicos, torturas, evasión de impuestos, piratería telefónica, seguridad alimentaria, tráfico de armas, crímenes de guerra, vigilancia estatal, entre otros crímenes.
  7. La comunicación debe ser permanente. A pesar de que las reuniones pueden ser largas y en horarios incómodos, como el nocturno, es mejor aprovecharlas para decir todo lo que se tenga que decir en vez de callarlo. Incluso, si estas o lo que se dice crea descontento en algunos.
    “A veces, había cierto grado de ira, negación o simplemente tristeza en la habitación. Pero parecía mejor dejarlo salir todo en lugar de que permaneciera ahí tácitamente”.
  8. La comunicación se da en dos sentidos. Es un proceso bidireccional y no unidireccional.
  9. Critica y aprenda de las tecnológicas. Si bien es verdad que las empresas tecnológicas dejan mucho que decir (en cuanto a su conducta), se debe aprender de ellas y aprovecharlas. Por ejemplo, ¿Por qué más de 2.000 millones de personas están en Facebook? La respuesta es simple, algo están haciendo bien.
  10. No te confíes, ni desconfíes demás. Debes reflexionar sobre cómo los medios y las comunicaciones están generando confianza mutua. Casi siempre se basa en una comunicación bidireccional con sus pares y mostrar evidencia que la sustente.
    “Reflexione sobre cómo el mundo horizontal de las comunicaciones entre pares está generando técnicas de confianza. La mayoría de las veces se trata de una comunicación bidireccional, así como de mostrar evidencia”

Imagen: Markus Winkler / Unsplash.